domingo, 10 de julio de 2016

Escalada en la vía Torrijo, cara sur del Tobazo

Desde la parte alta de la vía Torrijo se domina la Canal de Izas. A la izquierda y abajo, una cordada en una reunión, en  la faja herbosa de la a mitad de la vía Valle de Canfranc.

Con esta escalada he completado en dos años tres vías de muy parecida concepción en la cara sur del Tobazo. Las vías Valle de Canfranc, Tobazogan y Torrijo. Son vías largas, de más de 10 largos y bien equipadas, en general fáciles, con algunos largos intercalados de mayor dificultad, que se pueden superar agarrándose a los expreses (A0) si la dificultad resulta excesiva.



Este sábado pasado, escalamos juntos María Alejandra y yo. Salimos prontito de Jaca, a las 7:00, con la intención de escapar de los calores exagerados de estos días. La aproximación por Rioseta, ya conocida, la hicimos en poco tiempo pero ya estábamos sudando en la pedrera que da acceso a la vía. Con la foto de la ruta en la mano, fue fácil ver por dónde va la vía, y al llegar a la parte alta de la pedrera ya vimos las primeras chapas, así que en una repisa buena debajo de un parabolt, paramos y nos encordamos.

Los dos primeros largos son muy tumbados y es como una aproximación trepadora a la parte de muros donde se empieza a escalar de verdad.

En el tercer largo ya se escala una placa un poco tumbada con presas pequeñas (V+), que nos dejó en la reunión debajo de una fisura - diedro. En esta reunión la roca rezumaba aún agua y nos mojó la cinta.

Antes de comenzar la placa del tercer largo

Escalando entre dos manchas de roca mojada,  superé el diedro-fisura y el paso más difícil, debajo de un pino (V+) ya cerca de la reunión, del cuarto largo, muy corto.

Quinto largo, fisura-diedro con muy buenos cantos

El quinto largo es también un largo más bien de transición, con algunos resaltes de roca entre repisas herbosas y con grava o piedra suelta (IV+).

El sexto largo comienza por un muro muy vertical y con muchas chapas, con las máximas dificultades en la entrada y en la salida (6b), que conseguí superar en libre. Después del primer muro se sigue por terreno más tumbado (V), gastando chapas. Los parabolts están aquí demasiado cercanos, en mi opinión. En más de cuatro ocasiones recuperé el express anterior después de chapar, y gracias a ello llegué a la reunión pudiendo chapar algunas de las últimas. Llevábamos 13 expreses, pero en ese largo hay más de 16 o 17, así que ojo con llevar bien de cintas.

El séptimo largo es, como dicen en algunas piadas, el mejor y más exigente de la vía. No es físicamente tan difícil como el quinto, pero hay mucho terreno de escalar en placa de 6a, sin presas netas para las manos, en equilibrio de adherencia con los pies. Las chapas, además, están muy bien colocadas pero exigen que escales entre ellas. Es donde más siente uno que escala de verdad.

Séptimo largo, muro tieso y mantenido, el más bonito de la vía.

Después, los últimos tres largos, de corta longitud (a mí me parecieron de menos que los 30m que marca la reseña), son muy discontinuos, con zonas herbosas y repisas poco inclinadas. Entre ellas, algunos muros de buena roca y grandes cantos alegran la escalada. Lo mismo se puede decir de las vistas, que en la parte final son grandiosas, con la cara norte de los pico del Aguila, Tortiellas, Lecherines y Aspe a nuestra altura.

Resaltes de IV+ que adornan los fáciles largos finales.


Magníficas vistas en la parte alta de la vía. Se ve una cordada en la faja estrecha de la vía Valle de Canfranc, y muy al fondo, Balaitous y Frondiellas.


María terminando el último largo, con toda la vía por debajo, que coge un desnivel considerable; justo antes de la sorpresa final.

Llegamos a muy buena hora la final de la vía, y a las 14:02 ya estábamos de vuelta en el coche, después de caminar hasta el llano de Tortiellas por la pista de Candanchú y bajar a Rioseta por la GR-11, pasando calor, del que al final no conseguimos librarnos del todo.